Juegos Olímpicos Rio 2016 (y Bonus track)

Y, bueno, ya terminaron los JJOO. Pese a no ser deportista en absoluto – y esto es una diferencia casi étnica, ideológica o religiosa con mi mujer (*) – debo decir que son un espectáculo precioso.

Primero, al ver el desfile inicial de los países vienen a la memoria recuerdos mezclándose con el peso de la historia: Alemania – JJOO Berlín 1936 -, Rumania – Nadia Comaneci en Toronto – , Rusia – boicot de 1984, y ahora sin la Isimbayeva -, Serbia, Croacia y Bosnia Herzegovina, los países bálticos y Ucrania…

Después, ver a los super hombres. Usain Bolt, Phelps, Mo Farah, a Del Potro contra Nadal y al día siguiente contra Murray (4 horas!), Kipochoge ganador de la maratón en la premiación final…

Ver el esfuerzo de los deportistas chilenos, que como en tantos otros países, sacrifican su carrera profesional o laboral o estudios por el deporte, apoyados siempre con esfuerzo por sus familias y alguna empresa privada y con muy baja inversión estatal y que generalmente llegan a los JJOO ya en descenso pues su mejor rendimiento fue para alcanzar la marca que permitiera clasificar.

Quienes son los chilenos más destacados a mi mejor saber y entender: primero, Bárbara Riveros, 5° lugar en la triatlón femenina. Enorme. En segunda mención Víctor Aravena, lugar 41 en maratón. Víctor es una atleta de Coronel, de aquí en la zona. Clasificó para Río en la maratón de Temuco, la primera de su vida (Río es su segunda carrera). En la marca de los 10km iba en lugar 150. En los 20 km subió al 90. En los 30 kb hizo un carrerón y llegó al 56. Finalizó en el lugar 42.

Tercer lugar para Ricardo Soto, con 16 años y una sangre fría digna de Robin Hood para el tiro con arco. O sea: ¿una diana de diametro 15 a 20 cms, a 75 metros y una flecha que sale disparada a 200 km/h?. Ya vendrán mejores marcas y premios. No puede faltar aquí Tomás González, 8° en final de salto, que era su plan B ya que su especialidad son las pruebas de piso. Tomás es un atleta de nivel internacional; simplemente no estuvo en su mejor momento. Y también los primos Grimalt en voley playa.

Paréntesis. (A propósito de voley playa…que gran deporte, Dios mío. O los saltos ornamentales y nado sincronizado…O en atletismo Lalova-Collio o Ivana Spanovic…) Fin del paréntesis.

Bueno. Una cosa son los super hombres / mujeres, otra los chilenos destacados, pero algo que nos conquistó a todos fue la humildad y esfuerzo de los levantadores de pesas, que se convirtieron en verdaderos héroes…inolvidables las lágrimas del pesista colombiano, la lesión del codo del armenio o el baile del kazajistaní junto a su entrenador…Eso José Tomás lo captó muy bien:

LEGO 02LEGO 01

A propósito de José Tomás: “papi…mi deporte preferido ya no es el fútbol…ahora es el atletismo y las pesas…”. Y el mundo se me vino encima: hasta aquí no más llegó mi plan de vender su pase a la liga española o inglesa y olvidarme de la vejez…No me queda mas que resignarme a ser pobre y apoyarlo en los campeonatos…En fin; así es la vida.

Chao Río, hola Tokio 2020.

(*) Yorka hizo atletismo desde niña en el colegio hasta la universidad. Corría pruebas de semi fondo (400, 800, 1500) hasta que su entrenador (Francisco Pichot, seleccionado nacional) se dió cuenta que su verdadera especialidad siempre debieron ser los 200 metros…Como terminaba adolorida y quejándose la prueba de 800 metros, la bautizaron “la Dolores 800”

(**) Bonus track

El fin de semana pasado me encontré en la laguna con Carlos Castro, a quién no veía desde mas o menos 1985. ¿Quién es Carlos Castro y qué tiene que ver con los Juegos Olímpicos?

Pues bien, Carlos Castro fue el primero en Concepción en terminar y dar vuelta la Hyper Olimpics 84 en los legendarios Juegos Gioco de la Galería Olivieri.

El parque de la laguna estaba llena de niños – y no tan niños – cazando pokemones. Pues bien niños, sin ustedes saberlo, estaban compartiendo el aire con un grande.

68944.jpgHO84

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Día del Padre (hace tres años)…

Esto fue hace tres años atrás, Junio del 2013 , fuimos de paseo en una muy fría mañana al Salto del Laja. En esta foto aparecen los dos hombres mas importantes en mi vida; por atrás los abraza otro que también quiso salir en la imagen:

5947_10201059530791812_297243771_n

No hubo caso de conectar el flash. El de Arriba quería aparecer de todas maneras….

Esa misma mañana, José Tomás encontró este zorzal.Me preguntó si estaba muerto.

988543_10201097285935667_1271748090_n

-Si hijo, está muerto el pobre, seguramente de frío o ya era muy viejo.
– ¿Y dónde está ahora, va a vivir?
– No, ya está muerto. Ahora está con Dios, sin frío y cantando para siempre
– Ya papi. Tenemos que enterrarlo para que no tenga frío.
Y buscamos un lugar bajo un árbol y lo dejó cuidadosamente tapado con hojas.
– Papi…¿ahora él está bien?
– Si hijo, ahora le está contando a Dios lo bueno que fuiste con él, como cuidaste su cuerpo y lo enterraste bien abrigado. Y Dios le va a dar permiso a su alma para venir a verte a veces y saludarte.
-Papi…¿tú te llevas bien con Dios?
– Si, yo creo que sí…hemos trabajado juntos algunas veces…

Y el Lunes, a la salida del colegio, entremedio de un árbol, un pajarito:
– “Mira mamita!!! el zorzal!!! nos vino a saludar!!!”


Radio Bío Bío: 50 años de independencia

El río Bío Bío es la frontera histórica entre la Capitanía General del Reino de Chile y la Araucanía. En su ribera norte, al final del Chile “huinca”, Concepción. En su ribera sur, donde comienza la Araucanía, San Pedro de la Paz. Como todo río, separa pero también une.

Es el sentido de unidad que inspira a nuestro medio de comunicación mas famos, querido y reconocible: la Radio Bío Bío, que ayer, 24 de abril, cumplió 50 años. Hace unos años, Chile y muchos países de América Latina cumplieron 200 años de vida independiente. La Bío Bío tiene 50, yo voy para los mismos, mi padre cumplió 80 años hace dos semanas…pensándolo bien, 200 años para un país es poco; es algo así como una siesta entre dos erupciones volcánicas grandes.

Me desvié del tema. Los que nacemos aquí crecemos escuchando la Bío Bío; su programa de noticias, El Informador, comienza con “El hombre que no es informado, no puede tener opinión” y termina con “El hombre que no tiene opinión no puede tomar decisión”. Para el terremoto de Febrero del 2010, la Bío Bío no paró de transmitir; sus oficinas y estudios en la Plaza de Armas se convirtieron en punto clave para que la gente volviera a organizarse y reunirse; ahí se hizo el trabajo para centralizar y coordinar la ayuda a la gente. Ahí se centralizaron los aportes en ropa, comida, agua y medicamentos. Un par de meses después, la gente se juntó en la plaza para agradecer a la Bío Bío con el himno nacional y la canción de la radio: “porque hemos nacido aquí, igual que tú; porque somos cálidos y sencillos, igual que tú. Porque cuando hablamos, lo hacemos con la misma gente. Porque somos gente del sur, igual que tú: Bío Bío La radio. Somos gente del Sur…”

El terremoto, el compromiso mostrado y el agradecimiento de la gente convirtieron a la Bío Bío – ahora con cobertura en todo Chile y con participación en canales de televisión regional y nacional – en el medio independiente con mayor credibilidad del país. Sus conductores – los hermanos Mosciatti, los hijos del fundador Nibaldo – son el terror de la clase política & corruptos relacionados.

En fin, fue ese cariño de y hacia la gente lo que se vio ayer en la gran celebración de cumpleaños de la radio, abierta y gratuita a toda la comunidad penquista, sin importar el temporal de lluvia y viento afuera:

 

Grande, la Bío Bío. Que mi hijo y sus hijos la escuchen…porque somos gente del Sur.

 

 


Welcome back my friends, to the show that never ends…

Visto en el facebook de Ultimate Classic Rock5361_1053407874732582_6494738539217620341_n


Iron Maiden en Chile (II). Déja vú: 30 años. …

Un déja vú a propósito del concierto de Iron Maiden en Chile el viernes. Debo escribirlo ahora, porque son justo 30 años.

Primero, el contexto. En esos días, ser adolescente y declararse metalero era visto como algo “raro”, mas o menos marginal o indicador de desadaptado social. Un poco herencia de la mala fama de los jóvenes que se declararon rockeros en los setenta, fumando marihuana escuchando Pink Floyd – los mas tranquilos y para adentro – y arriba de una moto los que escuchaban a Led Zeppelin y Deep Purple (que, además, andaban con las mujeres mas guapas). O sea: ¿quién no tuvo en la niñez un primo mayor marihuanero, pero que sabía un kilo de música y tenia buenos discos?

En fin.  Muchos de los que lean esto lo comprenderán perfectamente, porque pasó en todas partes:. AC/DC, Iron Maiden, Judas, Ozzy: ¿qué es ese ruido?, semilla del mal, adoradores del demonio, …¿porqué mejor no van a fiestas y escuchan a Madonna (holidays, it’s a time for celebrate…)?

Segundo, el personaje. Fernando Gonzalez era compañero mío en el colegio. Excelente alumno, egresó con el promedio mas alto de la generación 1985. (6,7; yo salí con 6,4; mi cuñado en un futuro lejano con 6,2). Estudió Ingeniería Civil Metalúrgica (glup!), Premio Universidad, se ha desempeñado brillantemente a lo largo de su carrera. Un cráneo, pero muy buen gallo. No ha cambiado.

Tercero. La fecha. Marzo de 1986. Treinta años atrás.

Cuarto. El dónde. Foro de la Universidad de Concepción. Eran, literalmente, nuestros primeros dias de Universidad, una o dos semanas máximo. Como éramos compañeros de colegio, los que entramos ese año a Ingeniería en Plan Común íbamos siempre juntos. Yo iba feliz porque me había conseguido prestados los dos cassettes del álbum Live After Death (grabados nada menos que del disco!) y no iba prestando mucha atención a lo que hablaba Fernando de la clase de Cálculo I.

Bueno. Como dije, Fernando siempre ha sido una máquina para los números. Pero ese día, al verme distraído, hace el peor pronóstico matemático de su vida. Picado por que no le prestaba atención me dice “Chico, huevón, si un día viene Iron Maiden a Chile, estarías solo en el estadio…”

imlrh-10

Créditos: Powermetal.cl

 

 


Maiden en Chile y el alquimista de las teclas. Keith Emerson.

No esperaba escribir tan pronto, tenía en mente otros temas, pero here I go again. Vamos.

Esta noche, Iron Maiden nuevamente toca en Santiago, la banda que me ha acompañado toda la vida…momentos buenos y momentos malos, los amigos de Eddie están ahí

Ed-Force-One-web-768x307

La banda es muy querida en Chile y el cariño es recíproco; hay símbolos como cuando la presión de la Iglesia Católica al naciente gobierno democrático de la Concertación les impidió tocar en su primera visita a Chile en 1992 acusados de satánicos y nefasta influencia para la juventud (auch!), la foto de Bruce Dickinson con un avión LAN Chile de fondo que está en el booklet del álbum A Real Live One, el DVD Live at Santiago de Chile, los mensajes de apoyo hace seis años para el terremoto, los ocho shows incluido el de esta noche…

Y, como muestra del cariño chileno:una micro común y corriente, el recorrido 103, hacia el  Estadio Nacional en Ñuñoa

Micro Maiden

o el Tweeter de Carabineros – la Policía chilena – con sus recomendaciones para el concierto:

Maiden 133

Eso está pasando ahora en Santiago…por mientras, a los que no pudimos viajar, Radio Futuro, la Radio del Rock, está transmitiendo en vivo por internet...I sometimes feel a liile strange, Chile! in the dark....y la gente acoplada a la música….es para poner los pelos de punta

Up the Irons!

Pero, a la emoción que recorrre a todo aquel que lleve el número de la bestia en las venas, que espere resucitar como Benjamin Breeg y sabe que los dos minutos para la medianoche algún día van a llegar, debe primar el tributo y el recuerdo para la leyenda, el alquimista de las teclas, que ahora es bienvenido al show que nunca termina.

Ladies and gentlemen, una fanfarria para un hombre común, Keith Emerson…

keith emerson


Historias de familia (II). Mi abuelo, Carlos Gacitúa Orellana.

P1070861El de la fila superior, al medio, es mi abuelo paterno, Carlos Gacitúa Orellana, en la Escuela Naval como aspirante a oficial de la Armada de Chile. La foto no tiene fecha, está montada sobre un cartón a manera de marco y su reverso está roto, como si hubiese tenido un papel pegado que fue desprendido. Sin embargo, hay otra foto, similar a esta, pero mas desteñida, con cinco marinos, uno de ellos también mi abuelo. No puedo distinguir si los otros también aparecen en esta primera imagen. Elegí esta por que está mas nítida.

En el reverso de la segunda foto aparecen manuscritos cuatro nombres: Sebás Aranda R., Juan B. Lorca, Vicente Recabarren y Alfonso de la Fuente. Debe de ser letra de mi abuelo, ya que él, el quinto, no se menciona. Al centro del reverso y en diagonal está su firma y la fecha X-21, Octubre de 1921. El resto del reverso tiene garabatos en lápiz mina que tratan de imitar la firma -claramente es letra de niño, quizás mi padre o quizás yo.

Mi abuelo no llegó a hacer carrera en la Armada. Uno de los tantos alzamientos o sublevaciones militares a principios del siglo pasado- Chile no tiene un pasado tan traquilo como el que nos enseñaron – fue encabezado por la Armada y perdió, ya que el Gobierno – o el Parlamento, no sé – fue apoyado por el Ejército. Entonces, inevitablemente vino la represión y todos los marinos pasaron muy mal rato. Asumo que los oficiales jóvenes serían buscados para “conversar” un rato y dejarlos huéspedes del Ejército un tiempo mas o menos largo, mientras los Tribunales de Guerra resolvían los hechos o decidían quien pagaba el pato.

Hasta ahí llegó la carrera naval del aspirante a oficial Carlos Gacitúa. Advertidos por la gente del puerto que estaban deteniendo a los marinos, junto a varios de sus compañeros tomó el tren hacia el sur, hacia Chillán y San Carlos. Pero, era fijo que al llegar a Santiago el tren sería revisado por la policía y/o los militares, buscando sublevados. Entonces, los pasajeros del tren, sobre todo las mujeres de pueblo, se compadecieron de esos uniformados, jóvenes poco mas que niños y les dieron de las ropas de sus hijos y maridos. Así, a Santiago no llegó ningún marino en ese tren. Cobijados y protegidos por la gente, todos siguieron su camino hacia sus ciudades y pueblos. Así pudo también nacer mi padre en 1936, hijo único.

Yo no alcancé a conocerlo; murió en 1966, un par de años antes de nacer yo. Esa estampa – parecía actor de cine, según mis tías, las hermanas de mi madre – no la tengo ni tampoco mis hermanos. Pero, creo que entre los bisnientos de Carlos Gacitúa, entre ellos cinco hombres, mi hijo José Tomás y un par de primos van para allá.

Como dicen, lo que se hereda no se hurta.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores