25 de Marzo 2020 – Adiós René Uderzo

Gracias por tantas buenas historias, René Uderzo.

Que los druidas te enseñen el camino y los bardos canten tu partida.

Pide por nosotros a Tutatis y Belenos.


21 de Marzo, Día Internacional de la Poesía

Leo que hoy es el Día Internacional de la Poesía,

invitan a publicar poemas.

Francamente, me parece una estupidez, una tontería

habiendo cosas mucho más importantes:

Tal vez el pánico de los inversionistas

que no venderán en Navidad áifon chinos.

Al suelo se fue el sueño capitalista.

Ojo, que el suelo también hay que limpiar

porque a Roma el virus llega por todos los caminos

Y de Wuhan y Madrid somos todos vecinos.

Lo que importa ahora no son los negocios ni los vacíos aeropuertos

Sólo el soplo de los ventiladores…y las lágrimas de los muertos…

Aquí, ahora, en San Pedro se está armando la tormenta

Frío, viento, el ladrido de los perros

Tal vez la poesía no era tan mala idea

En la larga cuarentena, la crisis y el encierro.


Tres libros para mi hijo – Pack de Supervivencia

Tal vez sea la edad, tal vez ya sea el momento de empezar a pensarlo, pero desde hace días me anda dando vuelta de armar el “manual de supervivencia” para mi hijo. Se trata de pensar en tres libros que me gustaría que mi hijo – ya tendrá 13 años en unos meses mas – leyera, tal vez no ahora, pero si entre los 14 y los 16 años.

Tres libros es un número tan bueno como cualquier otro (excepto el cero en este caso, pero podrían ser cinco, diez o más), pero tiene la gracia que es algo así como un “minimum minimorum”. No creo que exista EL libro que cubra 100% la idea que ando dando vuelta (y si existe no lo conozco) y creo que con dos la mesa queda coja. ¿Por qué “manual de supervivencia”? Porque – puede que sea la edad, a eso me refería – pero estoy tendiendo a ser ligeramente fatalista, en el sentido ver un futuro muy complejo, en el que las cosas no serán fáciles. Ahora bien, las cosas nunca han fáciles, pero, hemos tenido la “suerte” de vivir en un momento de progreso y prosperidad que, básicamente han estado construidas sobre consumismo y depredación ambiental y, como todos sabemos, el día siguiente de la fiesta hay que limpiar, pasar la resaca y, sobretodo, pagar.

Entonces, es eso: tres libros que ayuden a mi hijo a entender y calibrar el mundo en que tendrá que moverse. El fin de semana recién pasado hicimos con nuestro curso del colegio el “campamento padre – hijo, versión 2” y en la noche conversé de esto con algunos colegas en la paternidad (fogata, vino, carne, whisky, guitarra, ese tipo de conversación). Bueno, un par de ellos al menos van a darle vuelta a la idea, otro me dijo “Espectacular…pero tengo cero esperanza que los míos lean algo alguna vez”).

Esa es la palabra que andaba buscando: esperanza.

Anyway, después de esta larga introducción, vamos a los tres libros del Manual de Supervivencia en Este, el Futuro o en Cualquier Tiempo.

I. La trilogía El Corazón de Piedra Verde, Salvador de Madariaga, 1942.

Es 1492. En Tezcuco, Tenochtitlán nace una princesa azteca; en Torremala, Castilla nace el hijo de un pequeño noble local. El libro los sigue desde la infancia, el mundo azteca de Xuchitl con su fe en los dioses sanguinarios, que tienen el poder de renovar la vida cada año permitiendo al Sol dar otra vuelta pero necesitan lubricar esta máquina – el ciclo de los cultivos, las lluvias y las cosechas, el día y la noche, la fertilidad y la guerra – con la sangre que viene de interminables sacrificios humanos en las altas torres. Sin embargo, gracias a su padre, el rey Nezahualpilli, Xuchitl crece con un espíritu libre y de mente amplia, negándose a ser parte de la tradición. Mientras, Alonso Manrique crece entre el mundo recio y duro de su padre, de antiguo linaje visigodo, y el mundo blando y protector de su madre, judía conversa al cristianismo. Por supuesto, ambos mundos cambian: Europa está por dejar atrás la Edad Media, los árabes han sido derrotados en Granada, España ha expulsado a los judíos. México ha elegido como emperador a Moctezuma y el país vive una nueva ola de fervor religioso. En este instante inestable, surge el encuentro de estos dos mundos.

¿Porqué este libro? Porque muestra que las cosas que parecen eternas e inmutables, como nuestras creencias o forma de vida, efectivamente cambian. Porque para sobrevivir es necesario desprenderse de muchas cosas y aprender a ser un explorador y conquistador en una tierra nueva.

II. Yo, Claudio. Robert Graves. 1934.

El sobreviviente absoluto. Toda su familia cayó asesinada en la lucha y las intrigas por asegurar el poder máximo, ser la cabeza del Imperio Romano. El hijo menor débil y enfermizo, el nieto tonto y tartamudo, el sobrino tullido e inútil, “el pobre tío Claudio”. Una vergüenza para una familia destinada a regir el Imperio, en que se espera que cada uno de sus miembros encarne la perfección física y las capacidades del mejor de los guerreros o las más altas virtudes de castidad y maternales en el caso de las mujeres. Uno a uno van muriendo, caen en una verdadera guerra civil familiar. Sólo sobrevive el raro, el que nadie consideró lo suficientemente importante como para dignarse a matarlo.

¿Porqué Yo, Claudio en la lista? Porque te habla en primera persona sobre entornos peligrosos y habilidades blandas desde allá, el año 54 DC.

III. Los Centuriones. Jean Larteguy, 1961.

En 1954 cayó Dien Bien Phu, el último bastión francés en Indochina. Sus defensores, los paracaidistas franceses hicieron después una larga marcha hacia los campos de prisioneros en Vietnam del Norte. Ahí fueron sometidos el proceso de re-educación comunista, interrogados y torturados. Muchos murieron por los malos tratos, el hambre, el agotamiento y las enfermedades.

De vuelta en Francia, son mirados con desconfianza por el Gobierno y el Ejército por estar “contaminados” por la influencia comunista; ellos mismos a su vez ven las cosas con una mirada nueva: ven a su país envejecido, gordo y “sin fibra”: sin moral, sin ideología, es imposible ganar una guerra: puedes ser el mejor guerrero en el mejor Ejército pero eso no te sirve de nada si la guerra misma cambia.

Así las cosas, justo antes de dejarse caer por la abulia, la depresión y el olvido, los “paras” son enviados a Argelia a combatir el resurgente movimiento independentista, avivado en todo el Tercer Mundo por el éxito de los viets. Ahí pueden desplegar el tipo de guerra moderna que habían aprendido en los campos de prisioneros.

¿Porqué este libro? Es un libro más duro que los anteriores porque todavía es contemporáneo. Es el origen ideológico de los movimientos de liberación y las guerras sucias que asolaron a Latinoamérica en los 80 y que pueden reaparecer en cualquier momento porque los conflictos de base son atemporales. Por lo mismo, puede enseñar a cómo manejarse, independiente de en qué lado te puedas encontrar algún día. Independiente del plano moral, creo que no hay buenos ni malos absolutos, sólo hay circunstancias que conforman escenarios.

En fin, al menos hoy, fines del 2020, este es mi proyecto.


Universidad de Concepción – 100 años (1)

Campus Central y Biblioteca de nuestra querida Universidad de Concepción. Fotografía de hoy en la mañana enviada por nuestra compañera Andrea Birke al whatsapp de compañeros de promoción, los que entramos a Ingeniería en 1986 y después seguimos la especialidad de Civil Industrial.

IMG-20190614-WA0016

¿Qué nos puede estar faltando? ¿Godzilla? (2a parte) – Tornado en Concepción.

Alguna vez leí que el paso de un tornado es mas caprichoso que el corazón de una ex…

En fin, quería retomar este blog con otro tema, pero hay eventos que marcan nuestra historia…

Así se ve en las imágenes que dejó el paso de los dos tornados por Concepción el viernes recién pasado: gira a la derecha derecha pum casa sin techo – avanza dos metros pum revienta los vidrios – ahora la esquina pum levanta el auto y tíralo lejos – dobla a la izquierda (se salvó la casa de la esquina) – recto ahora y avanza pum pum pum…Vientos de más de 100 kilómetros por hora, rayos, lluvia y granizo. Caprichos como lo que pasaron algunos colegas, en que sus casas estuvieron a metros del paso del tornado. O otro colega que había vendido su casa la semana pasada y que ahora perdió el techo y reventó por dentro.

Sin duda, fueron minutos de terror para la gente que estuvo en el camino de las trombas. Uno ve las casas y departamentos dañados, sin techo, paredes colapsadas, ni un vidrio, y ve que son exactamente iguales a tu casa, los mismos modelos, materiales, hasta puede que las mismas constructoras. Sólo que – ¿tal vez por azar? – ellos estuvieron en el paso y uno no. Tal como se ve el grado de daños, uno llega a preferir un terremoto. Si no me equivoco, son poco menos de mil las casas y departamentos afectados, aparte de una persona muerta.

Mi hermana estaba haciendo clases en el Inacap camino a Talcahuano, frente al sector Casino Marina del Sol y el barrio Brisas del Sol, ambos golpeados directamente par la tromba que entró desde el mar, pasó por el aeropuerto (un colega mío iba en el avión a Santiago; alcanzaron a despegar apenas un par de minutos antes), pegó en los barrios al lado del Casino y siguió hacia el Mall Plaza del Trébol para irse hacia el centro por Tucapel y Paicaví.

Estas son sus fotos, mirando hacia el Casino:

La otra tromba entró desde el mar por el río; se desvió hacia Concepción a la altura del Mall Mirador – podría haberse desviado hacia nuestra orilla, San Pedro de la paz – y de ahí se fue hacia el el centro de la ciudad, donde se cebó un rato en Rengo con Freire para después irse por Rengo y Lincoyán hacia el cerro Caracol para disiparse. En este último tramo botó los árboles en las veredas, los mismos que vi plantar en su momento hace unos 40 años. Los videos y fotografías muestran una nube de latas girando en el aire; esto también da cuenta de la mala calidad de las construcciones en el centro, producto de ampliaciones y mejoras que van dando cuenta de un empobrecimiento progresivo y que no se nota…hasta que se lo lleva el viento.

¿Explicación técnica para los tornados? Probablemente un mar un poco más cálido y mucho frío a gran altura por una masa de aire polar desde la Antártica; este diferencial de temperaturas más alto que lo normal dio energía al sistema de vientos.

En fin, para nosotros, es un fenómeno nuevo y eso que tengo 50 años. Habíamos visto a veces en estos años algunas trombas en nuestro sector costero, en Lota o Penco, pero nunca algo tan bravo y que entrara a la ciudad misma.

¿Nunca? Nuestra gran Radio Bío Bío – nos acompañó minuto a minuto toda esa tarde – acude con la memoria: 27 de Mayo 1934, 85 años atrás, mi padre aún no nacía, el Gran Tornado de Concepción.

El recuerdo de este tornado quedó plasmado en el mural de la entonces Estación del Ferrocarril, Historia de Concepción, pintado entre 1943 y 1946:

800px-Historia_de_Concepción_(mural)_-_detalle_desastres

…la Historia se repite, compañeros…

 

 

 

 

 


Oído. Mayo 2018

Quiero compartir con ustedes una experiencia de ayer en la tarde…

Estaba con José Tomás – ya tiene 11 años!- ejercitando matemáticas para la prueba de hoy (fracciones propias, impropias, esas cosas); yo había puesto mi viejo álbum Clutching at Straws de Marillion como música de fondo, bien bajo, mas bien para mí mientras lo veía resolver los ejercicios.

Y en una de esas, hace una pausa, levanta la cabeza del ejercicio y me dice
– ” Papá…¡qué chanta la música! ¡se pasaron!”
– ¿? ! ¿Porqué hijo?
– ¡ese piano, el tin tin tin…es copiado del Seasons End!
-Bueno hijo…lo que pasa es que ese pianista y el pianista del Seasons End son el mismo…esa banda es Marillion, en un álbum más antiguo…
– …¿En serio?


El cura de mi colegio.

Por estos días la alta jerarquía de la Iglesia Católica de Chile está en el Vaticano, reunida por invitación – en realidad una orden – del Papa Francisco. El tema a tratar es el rol de los obispos y arzobispos en los delitos de pedofilia y abuso a niños cometidos por sacerdotes en Chile durante muchos años, ya sea por omisión, mirar hacia otro lado, proteger y encubrir, prácticas de matonaje a las víctimas que se atrevieron a hablar, etc.

En fin, no es mi propósito entrar a analizar este proceso o la pedofilia por los curas y sus alcances, sólo espero que les corten la cabeza a varios y que haya cambios. Mi reflexión va mas bien por el lado del recuerdo. Yo estudié entre los años 70 y mediados de los 80 en un colegio de curas en Concepción, solamente para hombres, el Instituto de Humanidades. Tal como se ve hoy, éramos pasto fresco para estos degenerados.

Sin embargo, en todos esos años, nunca supe o mi familia supo, de algún tipo de abuso de los curas hacia los niños. Visto desde hoy, en que se sabe que estos casos fueron mucho mas abundantes, extendidos y frecuentes de lo que uno se imagina – una práctica, mas que excepciones – creo que hay tres factores claves en haber “protegido” al colegio – y por ende a sus seguro servidor y compañeros – de haber caído en las garras de estos tipos.

Uno, la dependencia directa del colegio del Arzobispado de Concepción, lejos de las congregaciones. Había pocos curas: el Rector (mas conocido como “el cura”, que original!), un capellán permanente y uno que otro ayudante del capellán apoyando la Pastoral.

Dos, la administración bajo el rector era laica, profesores y profesoras comunes y corrientes ejerciendo la vicerrectoría, jefes de área, etc. Hasta la Pastoral tenía como cabeza un laico. Metido en la Iglesia y sus cuestiones, sí, pero laico al fin.

Tal vez estos dos factores son suficientes por si solos y bastan para tener un colegio sano y protegido. Pero el tercer factor también pone su sello y – digamos -hace una historia mas interesante.

El Rector, el padre Luis FV: era del otro equipo.

No se me entienda mal: era mas bien homofóbico. El padre Luis era mujeriego, amante del lujo, del dinero, los buenos autos, bien vestido. Hasta putero decían algunos. Dicen – lo he escuchado al menos de dos fuentes independientes – que una de sus mujeres le dejó como herencia una casa en Suiza o en Francia.

La historia cuenta que – muchos años después – el Arzobispado lo pilló en algunos entuertos financieros, cuando era rector de otro colegio y además presidía una fundación del Arzobispado. Y que para “enfriar” el escándalo – de varios millones – lo sacaron de circulación y lo llevaron al Arzobispado “dónde mis ojos te vean”.

Y también dicen que por esos días la Iglesia trató de igual forma otro asunto en otro colegio de Concepción, esta vez sí de abusos sexuales. De manera que los dos curas, que no se soportaban, estaban bajo el mismo techo. Me cuentan que cuando se encontraban frente a la entrada del Arzobispado se insultaban a grito limpio:

-“¡Cura ladrón!

-“¿A quién estás tratando de ladrón, cura maricón”?

-“¡Ven p’acá si sos tan hombre, mano larga!”

-“¡Mira quién habla de hombre, maraco!”

Y así. En plena Plaza de Armas de Concepción.

En fin.

Por el Padre Luis FV, alias “el cura” y por todos los sacerdotes bien hombrecitos, que los hay,

Escúchanos Señor, te rogamos.


Viernes 23 de Marzo 2018. Día de la Astronomía, San Pedro de la Paz.

El viernes pasado se celebró el Día de la Astronomía Chile 2018. Dentro de las muchas actividades que organizó el Departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción, la “guinda de la torta” fue la presentación del astrónomo “rockstar” y showman de la televisión, Premio Nacional de Ciencias José Maza y su charla “Somos Polvo de Estrellas” basada en su último libro (que ya lleva mas de 25.000 ejemplares vendidos desde su publicación el año pasado, todo un récord para Chile…)

Pues bien, esta presentación no se se hizo en cualquier lugar: se hizo aquí, en el Anfiteatro de nuestro San Pedro de la Paz, al lado de la Laguna Grande…Mas aún, esta ha sido la charla de astronomía o divulgación científica mas grande que se haya hecho en Chile: según distintas estimaciones, acudieron entre 2.500 y 3.000 personas, que casi llenaron las graderías y soportaron – soportamos junto a José Tomás – el intenso frío.

Como dijo José Maza, “…con los focos de frente no los veo, no sé cuánta gente hay…o si ya todos se fueron por el frío y me dejaron hablando solo…”

Como corresponde a nuestra ciudad – llamada cariñosamente Tropiconce, porque aquí el clima hace lo se le antoja – , después de una semana con muy buen tiempo para las distintas actividades de la Semana de la Astronomía, se empieza a nublar el jueves y llueve desde la noche…y llueve el viernes en la mañana, cuando llega el profesor…y se despeja en la tarde y sale el sol. Y la charla, que ya estaba siendo reprogramada buscando desesperadamente un teatro o sala en el centro de Concepción para unas 200 personas, puede seguir su curso y recibir diez veces mas gente aquí en San Pedro.

El público asistente: de todo. Desde niños como José Tomás, 10 y algo años, muchos jóvenes, adultos, gente mayor, hombres y mujeres. Todos esperando conectarse con la historia que cuenta un chamán de la tribu.

Las fotos son con el teléfono, mientras esperábamos el inicio y llegaba la gente al anfiteatro. La del profe Maza es durante la presentación.

Bueno. ¿Y qué nos dijo el profesor?. Sí, nos habló sobre el Universo primitivo, con su baile entre protones y neutrones; nos contó sobre la formación de los elementos químicos en el corazón de las estrellas y de su largo viaje por millones de años hasta nosotros, en que cada uno de nuestros átomos y de lo que nos rodea viene desde ese tiempo y ese lugar. Galaxias, cúmulos, supernovas, todo eso está en su libro.

Nos habló que en Chile está instalada la mitad de la capacidad de observación astronómica del mundo y que los astrónomos chilenos tienen acceso a un 10% del tiempo de observación. Esto significa que unos relativamente pocos científicos tienen el 5% del tiempo en el mundo para observar en equipos y tecnología de primera línea. Que estas observaciones además necesitan muchas horas de análisis y procesamiento de datos y el trabajo con matemáticos, ingenieros y técnicos. Para la ciencia no sobra nadie, aún faltan muchos. Y que esto es posible ya que, junto con los limpios y secos cielos del Norte en altura, la posición geográfica de Chile permite apuntar directo al corazón de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Nos dijo que Chile sería un país desarrollado cuando la gente usara la cabeza para pensar, cuando le diera espacio en su vida para la cultura y la ciencia; el verdadero desarrollo no se mide por cuánto dinero hay en el bolsillo. De otra forma, todo el cobre que haya en este país, o el litio o lo que sea, no nos van a convertir en un país desarrollado. Solo es dinero que gastaremos bien o mal.

Pero, más importante aún, nos invitó a soñar y levantar la mirada al cielo. Los humanos debemos soñar con la exploración a la Luna primero y a Marte después. Porque están ahí y porque hoy no se puede. Al escucharlo hablar de las difíciles condiciones de Marte, el viaje y la geografía, me fue imposible no recordar las Crónicas Marcianas de Ray Bradbury.

Y por último, lástima, un balde de agua fría. Un niño de siete años subió al escenario con una pregunta. Quería saber si Plutón volvería a a ser un planeta. Con el corazón apretado, todos seguimos al profesor Maza en su fundamentado razonamiento para hacer menos dura la inevitable respuesta: “No”.

 

 

 


Tiempos difíciles…Viaje a la Edad Media (IV)

Como es tradición en Concepción al terminar la primavera, el Parque Ecuador cobija la Feria Medieval por el fin de semana. Está cada vez mas grande, con mejor producción y mas artesanos…como para pensar en instalar un stand el próximo año, tal vez con poleras impresas, autoeditar libros pequeños, trabajos de Yorka en fieltro o de mi hermana y cuñadas…¿por qué no?…

Por lo pronto, mi guerrero modela este nuevo diseño de yelmo, que seguro será furor en la próxima temporada de batallas…

IMG_20180318_153645113 Feria Medieval Mar18


Filosofía I – Cobquecura, Febrero de 2018

IMG_20180224_165115689