Tiempos difíciles…Viaje a la Edad Media (IV)

Como es tradición en Concepción al terminar la primavera, el Parque Ecuador cobija la Feria Medieval por el fin de semana. Está cada vez mas grande, con mejor producción y mas artesanos…como para pensar en instalar un stand el próximo año, tal vez con poleras impresas, autoeditar libros pequeños, trabajos de Yorka en fieltro o de mi hermana y cuñadas…¿por qué no?…

Por lo pronto, mi guerrero modela este nuevo diseño de yelmo, que seguro será furor en la próxima temporada de batallas…

IMG_20180318_153645113 Feria Medieval Mar18

Anuncios

Capitán Pastene – Región de la Araucanía, Chile – Diciembre 2017

Hace un par de semanas hicimos un pequeño viaje pre-vacaciones; fuimos junto a mis suegros a Capitán Pastene por el fin de semana. La idea es que José Tomás ya vaya teniendo estas memorias y recuerdos mas consolidados de sus abuelos ahora que es mas grande…

Capitán Pastene es un pequeño pueblo, a aproximadamente 210 km al sur de Concepción por la Ruta de la Madera, el camino que sigue la ribera del Bío Bío, ubicado en plena Cordillera de Nahuelbuta. Desde ahí, mirando hacia la cordillera, estamos aproximadamente a la altura de Victoria.

Cuando digo que es un pueblo pequeño, me refiero a la impresión que da al recorrer la plaza y sus calles principales, donde estaba nuestro hotel – el Pietra Santa – y los restaurantes típicos de comida italiana fusionada con elementos chilenos y mapuche, fruto de la mezcla y convivencia de los primeros inmigrantes italianos que llegaron a esas tierras en 1904 y 1905, en condiciones muy duras y en busca de una vida mejor. El viaje fue muy duro, desde la provincia de Módena en barco hasta el puerto de Talcahuano (aquí en la bahía de Concepción), imagino que cruzando al Pacífico por el Estrecho de Magallanes.

Desde Talcahuano viajaron en tren al sur, tal vez hasta Angol y desde ahí, a caballo y carreta con bueyes hasta donde hoy se ubica el pueblo. Eso le da al pueblo un aire a pioneros, fundadores y colonos; es el único caso de colonos italianos rurales en el país.

Ahora, conté al menos seis restaurantes, lo que dice mucho sobre el carácter del pueblo como polo de atractivo para la zona, incluyendo un camino muy bueno que conecta con Contulmo, Cañete y Arauco por la costa o desde Temuco, Victoria y Traiquén desde sur oriente.

Como experiencia, fue un fin de semana muy relajante, cumpliendo su propósito 100%. el hotel es muy cómodo, con una piscina techada y jardines muy bien cuidados. El hotel es una casona cuya estructura original es de 1910 – 1914, mientras Europa entraba en la 1a Guerra (es imposible no pensar en esos colonos perdidos en una tierra al sur del mundo, mientras sus familias en su tierra vivirían tragedias enormes).

En la plaza destaca la iglesia, dedicada al patrono del pueblo, San Felipe de Neri, en que el concepto principal sigue siendo la inmigración:

Los restaurantes también están en casonas tradicionales, muy bien atendidos. La gente es muy amable, José Tomás se pasó un largo rato conversando con el dueño del Montecorone: a la antigua, sentado frente a la barra.

Frente al hotel y los restaurantes hay un antiguo cine, el Cinema Pastene, antes Cine Rex y antes, Cinema Chileno Italiano. Es uno de los cines mas antiguos de Chile y bien le hace justicia a la película Cinema Paradiso. A mis suegros les trajo recuerdos de su niñez, los viejos cines en Lota y en Santiago…

La película que proyectan es un breve documental sobre la colonización, en homenaje a los antepasados, los nonnos, de los actuales dueños. Al terminar la función de la tarde, se recogen las banderas de Italia y Chile en el frontis, hasta mañana…

P1070090

Como resumen del viaje: muy agradable y efectivo para descansar y recuperar fuerzas para esta última parte del año. Para la próxima vez, ampliaremos el paseo con salida hacia Contulmo. Como recuerdo, en el hotel conocimos al Dr. Alberto Moreno, destacado pediatra de Concepción, ochenta años y algo, contémporaneo de mi padre (pero mejor conservado y aún ejerce), quien hizo muy buenas migas con José Tomás…junto a la piscina, al almuerzo y al encontrarnos en el desayuno, conversaron mucho sobre enfermedades contagiosas, el mal de Chagas, el ébola y esas cosas…

 

 


Maule – Marzo 2017, fin del verano

La playa de Maule está en el sector de Schwager, en Coronel. En este lugar – Boca Maule  – tuvo sus operaciones principales la Compañía Carbonífera y de Fundición Schwager, fundada aproximadamente en 1880 – 1890 y en la que trabajó Juan, mi abuelo materno.

Schwager coexistió con las actividades de extracción de carbón de Lota, hasta que ambas fueron fusionadas en 1964 como la Compañía Carbonífera Lota Schwager y después estatizadas en 1971 como la Empresa Nacional del Carbón Enacar, que estuvo moribunda hasta principios de los 90. Sin embargo, Shwager siempre tuvo un “pelaje” distinto a Lota, principalmente por la gran proporción de técnicos y administrativos ingleses y su gente tuvo mejor estándar de vida.

Aquí tiene su sede el Club de Fútbol Lota Schwager, “el club de la lamparita”, ahora en triste tercera división. Recuerdo que mi abuelito era hincha: escuchaba los partidos en la radio y en casa de mi abuela era una hora de silencio obligatorio para los niños. Esta tierra es también cuna de grandes atletas: la pobreza, la vida dura y el viento han formado aquí a los etíopes de Chile.

Un poco más sobre esta zona: es el centro geográfico de Chile Continental: 2.150 kilómetros al Norte y llegamos al límite con  Perú y Bolivia. 2.150 kilómetros al Sur y llegamos al final del continente, separados de la Antártica por el Paso de Drake.

Y desde la Antártica viene la fría Corriente de Humboldt, pegada a nuestra costa. Ayer, fin del verano. Día soleado pero con mucho viento frío. Más fría aún el agua, un poco de gente paseando pero nadie en su sano juicio en el agua.

Casi nadie: un niño. El mío.

Maule 00 19Mar17 IMG_20170319_162959590Maule 01 19Mar17 IMG_20170319_162959590

 

 

 

 

 


Juegos Olímpicos Rio 2016 (y Bonus track)

Y, bueno, ya terminaron los JJOO. Pese a no ser deportista en absoluto – y esto es una diferencia casi étnica, ideológica o religiosa con mi mujer (*) – debo decir que son un espectáculo precioso.

Primero, al ver el desfile inicial de los países vienen a la memoria recuerdos mezclándose con el peso de la historia: Alemania – JJOO Berlín 1936 -, Rumania – Nadia Comaneci en Toronto – , Rusia – boicot de 1984, y ahora sin la Isimbayeva -, Serbia, Croacia y Bosnia Herzegovina, los países bálticos y Ucrania…

Después, ver a los super hombres. Usain Bolt, Phelps, Mo Farah, a Del Potro contra Nadal y al día siguiente contra Murray (4 horas!), Kipochoge ganador de la maratón en la premiación final…

Ver el esfuerzo de los deportistas chilenos, que como en tantos otros países, sacrifican su carrera profesional o laboral o estudios por el deporte, apoyados siempre con esfuerzo por sus familias y alguna empresa privada y con muy baja inversión estatal y que generalmente llegan a los JJOO ya en descenso pues su mejor rendimiento fue para alcanzar la marca que permitiera clasificar.

Quienes son los chilenos más destacados a mi mejor saber y entender: primero, Bárbara Riveros, 5° lugar en la triatlón femenina. Enorme. En segunda mención Víctor Aravena, lugar 41 en maratón. Víctor es una atleta de Coronel, de aquí en la zona. Clasificó para Río en la maratón de Temuco, la primera de su vida (Río es su segunda carrera). En la marca de los 10km iba en lugar 150. En los 20 km subió al 90. En los 30 kb hizo un carrerón y llegó al 56. Finalizó en el lugar 42.

Tercer lugar para Ricardo Soto, con 16 años y una sangre fría digna de Robin Hood para el tiro con arco. O sea: ¿una diana de diametro 15 a 20 cms, a 75 metros y una flecha que sale disparada a 200 km/h?. Ya vendrán mejores marcas y premios. No puede faltar aquí Tomás González, 8° en final de salto, que era su plan B ya que su especialidad son las pruebas de piso. Tomás es un atleta de nivel internacional; simplemente no estuvo en su mejor momento. Y también los primos Grimalt en voley playa.

Paréntesis. (A propósito de voley playa…que gran deporte, Dios mío. O los saltos ornamentales y nado sincronizado…O en atletismo Lalova-Collio o Ivana Spanovic…) Fin del paréntesis.

Bueno. Una cosa son los super hombres / mujeres, otra los chilenos destacados, pero algo que nos conquistó a todos fue la humildad y esfuerzo de los levantadores de pesas, que se convirtieron en verdaderos héroes…inolvidables las lágrimas del pesista colombiano, la lesión del codo del armenio o el baile del kazajistaní junto a su entrenador…Eso José Tomás lo captó muy bien:

LEGO 02LEGO 01

A propósito de José Tomás: “papi…mi deporte preferido ya no es el fútbol…ahora es el atletismo y las pesas…”. Y el mundo se me vino encima: hasta aquí no más llegó mi plan de vender su pase a la liga española o inglesa y olvidarme de la vejez…No me queda mas que resignarme a ser pobre y apoyarlo en los campeonatos…En fin; así es la vida.

Chao Río, hola Tokio 2020.

(*) Yorka hizo atletismo desde niña en el colegio hasta la universidad. Corría pruebas de semi fondo (400, 800, 1500) hasta que su entrenador (Francisco Pichot, seleccionado nacional) se dió cuenta que su verdadera especialidad siempre debieron ser los 200 metros…Como terminaba adolorida y quejándose la prueba de 800 metros, la bautizaron “la Dolores 800”

(**) Bonus track

El fin de semana pasado me encontré en la laguna con Carlos Castro, a quién no veía desde mas o menos 1985. ¿Quién es Carlos Castro y qué tiene que ver con los Juegos Olímpicos?

Pues bien, Carlos Castro fue el primero en Concepción en terminar y dar vuelta la Hyper Olimpics 84 en los legendarios Juegos Gioco de la Galería Olivieri.

El parque de la laguna estaba llena de niños – y no tan niños – cazando pokemones. Pues bien niños, sin ustedes saberlo, estaban compartiendo el aire con un grande.

68944.jpgHO84

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Historias de familia (II). Mi abuelo, Carlos Gacitúa Orellana.

P1070861El de la fila superior, al medio, es mi abuelo paterno, Carlos Gacitúa Orellana, en la Escuela Naval como aspirante a oficial de la Armada de Chile. La foto no tiene fecha, está montada sobre un cartón a manera de marco y su reverso está roto, como si hubiese tenido un papel pegado que fue desprendido. Sin embargo, hay otra foto, similar a esta, pero mas desteñida, con cinco marinos, uno de ellos también mi abuelo. No puedo distinguir si los otros también aparecen en esta primera imagen. Elegí esta por que está mas nítida.

En el reverso de la segunda foto aparecen manuscritos cuatro nombres: Sebás Aranda R., Juan B. Lorca, Vicente Recabarren y Alfonso de la Fuente. Debe de ser letra de mi abuelo, ya que él, el quinto, no se menciona. Al centro del reverso y en diagonal está su firma y la fecha X-21, Octubre de 1921. El resto del reverso tiene garabatos en lápiz mina que tratan de imitar la firma -claramente es letra de niño, quizás mi padre o quizás yo.

Mi abuelo no llegó a hacer carrera en la Armada. Uno de los tantos alzamientos o sublevaciones militares a principios del siglo pasado- Chile no tiene un pasado tan traquilo como el que nos enseñaron – fue encabezado por la Armada y perdió, ya que el Gobierno – o el Parlamento, no sé – fue apoyado por el Ejército. Entonces, inevitablemente vino la represión y todos los marinos pasaron muy mal rato. Asumo que los oficiales jóvenes serían buscados para “conversar” un rato y dejarlos huéspedes del Ejército un tiempo mas o menos largo, mientras los Tribunales de Guerra resolvían los hechos o decidían quien pagaba el pato.

Hasta ahí llegó la carrera naval del aspirante a oficial Carlos Gacitúa. Advertidos por la gente del puerto que estaban deteniendo a los marinos, junto a varios de sus compañeros tomó el tren hacia el sur, hacia Chillán y San Carlos. Pero, era fijo que al llegar a Santiago el tren sería revisado por la policía y/o los militares, buscando sublevados. Entonces, los pasajeros del tren, sobre todo las mujeres de pueblo, se compadecieron de esos uniformados, jóvenes poco mas que niños y les dieron de las ropas de sus hijos y maridos. Así, a Santiago no llegó ningún marino en ese tren. Cobijados y protegidos por la gente, todos siguieron su camino hacia sus ciudades y pueblos. Así pudo también nacer mi padre en 1936, hijo único.

Yo no alcancé a conocerlo; murió en 1966, un par de años antes de nacer yo. Esa estampa – parecía actor de cine, según mis tías, las hermanas de mi madre – no la tengo ni tampoco mis hermanos. Pero, creo que entre los bisnientos de Carlos Gacitúa, entre ellos cinco hombres, mi hijo José Tomás y un par de primos van para allá.

Como dicen, lo que se hereda no se hurta.


Chile. Despertaron los Pillanes…Villarrica y Calbuco.

Hace un tiempo escribí sobre que este país se estaba moviendo. Los Pillanes, dioses que viven en los volcanes, estaban inquietos…

Hace pocas semanas despertó nuestro querido volcán Villarrica. Recuerdo haber ido a Villarrica y Lican Ray cuando niño de la edad de José Tomás, tal vez en 1974 o 1975, cuando la última erupción aún estaba reciente. Tengo imágenes de haber ido con mi papá al camino que dejó la lava hacia el lago y haber trepado en esos – para mí – cerros de roca negra y porosa y haber guardado lava en los bolsillos.

Esa vez estuvimos en el Hotel El Ciervo, que aún sigue ahí mismo. Mi papá me cuenta que llegamos en la tarde, Villarrica era poco mas grande que un pueblo, era fuera de temporada y no había nadie mas en el hotel. No había mucho para atendernos y el dueño salió a comprar, y yo lo acompañé. Volvimos con pan, carne y leche para mi, de lo más amigos.

Hace ya un par de años fuimos a Villarrica de vacaciones con Yorka y José Tomás y alojamos en El Ciervo. Pude escribir en el libro de visitas que me daba gusto haber vuelto, ahora con mi hijo. José Tomás, por supuesto, quedó muy amigo con el actual dueño: el hijo. Y, además, quedó alucinado con un libro que tenían en el salón…sobre los volcanes en el mundo.

Y volvió con piedras de lava en su bolsillo.

Nuestro querido volcán Villarrica, hace un par de semanas:

villarrica 1 volcan-640x350Y hoy, hace unas horas, mas al sur, de repente y sin aviso ni temblores o ruidos subterráneos previos, despertó el Pillán del volcán Calbuco. A esta hora, la pluma de cenizas ya debe haber cruzado la cordillera y estar cayendo sobre la hermosa ciudad de Bariloche en Argentina:

Calbuco 1 Calbuco 2Las fotos fueron tomadas desde Puerto Varas, y publicadas en facebook por un amigo.

El volcán Calbuco en alerta roja; el Villarrica en naranja. Más cerca nuestro, el Copahue en alerta amarilla y nivel de alerta verde en el complejo volcánico Laguna del Maule, cerca de Talca. Los incendios en China Muerta y Conguillío han bajado, pero aún no están completamente apagados. Pareciera que este país nuevamente quiere transformarse a sí mismo: Chile, país en construcción. Disculpe las molestias…

Y, sobre las trágicas inundaciones de la semana pasada en nuestro lejano y seco Norte, no he querido escribir nada. Es demasiado triste.


Eso que nos identifica como humanos…

Hace casi cuarenta mil años atrás, unos seres dejaban sus marcas en las cavernas, tratando de decir algo…

lead

Ese mensaje, ese recuerdo para la posteridad – más allá de la breve existencia de cada uno – es lo que nos hace humanos…

Estas pinturas rupestres son – hasta ahora – las más antiguas que se tenga noticia. Basándose en una técnica de datación uranio – torio al pigmento, un equipo de arqueólogos ha datado estas pinturas encontradas en Sulawesi, Indonesia en al menos 39.000 años, unos 2.000 años mas antiguas que las pinturas rupestres en Francia o España. Como señala el artículo en The Atlantic, este descubrimiento quiebra el paradigma que el habitante primitivo de Europa era “especial”, en el sentido de ser más consciente de si mismo y de su entorno y que ese sentido de vida interior había quedado plasmado en las pinturas de las cavernas.

No, no es así. Los humanos somos iguales en todas partes. ¿Que habrán querido decir sus autores? ¿Aquí estamos, somos nosotros? ¿Un conjuro, magia, un ritual para obtener una exitosa cacería? ¿Fragmentos de un sueño?

Sea como sea, espero que hayan tenido suerte. Nosotros también pasamos por la vida tratando de dejar nuestro mensaje…