Sábado 12 de Abril 2014. Gran incendio de Valparaíso.

Que rabia. Ver en televisión como ardían los cerros de Valparaíso desde el Sábado en la tarde. Todo Chile vio cómo el fuego tomaba un cerro, seguía por otro y otro…la gente tratando de combatir el fuego, salvar sus casas o algunas de sus cosas, otros arrancando solamente con lo puesto y muchos mas siendo evacuados en forma preventiva. Después de un terremoto siempre queda algo que rescatar, pero el fuego – al igual que el agua – no deja nada.

No sé, las últimas cifras hablan de hasta doce o trece mil personas que lo perdieron todo.  Doce o trece mil personas. Y como siempre sucede, son los pobres los que sufren. Los que viven en tomas y campamentos por las laderas de los cerros, los que responden a la prensa “los pobres no podemos elegir dónde queremos vivir”, los que viven en lugares donde no hay servicios, redes de agua potable o caminos por donde puedan llegar los bomberos y donde el agua y la electricidad vienen de conexiones informales a las redes, allá abajo, cerca del plano.

Y por televisión vimos arder los cerros de Valparaíso desde el sábado en la tarde hasta el lunes.

A_UNO_3899991-730x350

Primero, la rabia y la indignación. Porque esto ya se sabía de antes. Había incidentes previos y advertencias de expertos en seguridad que decían que la acumulación de basuras, pastizales, árboles en las laderas de cerros tenían el potencial de la catástrofe. Pero, las autoridades – una vez mas – no reaccionaron a tiempo y los recursos para las acciones necesarias nunca llegaron y los que pudieron conseguirse sirvieron para un par de parches, antes de ser desviados “hacia obras de mayor visibilidad”. Claro, como los pobres no se ven y Valparaíso debe lucir como corresponde a una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y que además cada año nuevo gasta el equivalente a una pequeña guerra con los fuegos artificiales más grandes de Chile. Rabia de darse cuenta a esta escala de la mediocridad de autoridades y políticos, sobretodo los que pregonan del exitoso y emprendedor país llamado Chile. Indignación también por el lamentable y patético papel de la prensa, que, salvo excepciones que confirman la regla, llegaron como aves de rapiña por unos puntos mas de rating. Hubo uno que hizo llorar a niños al preguntarles si estaban tristes por haber perdido sus cosas. Sus mascotas y juguetes. Hijo de puta. Pienso en que son niños como José Tomás y me dan ganas de partirle la cara.

Así como las catástrofes muestran lo peor de la gente – a los citados políticos y periodistas sumo los sinvergüenzas que están aprovechándose de la ayuda a los afectados, los pungas que asaltaron un camión de Bomberos y el pastor evangélico vociferando que el incendio es castigo divino por la futura ley de vida en pareja – también hemos visto salir a relucir lo mejor de lo nuestro. Es impresionante ver la reacción de solidaridad de todo Chile, los voluntarios de todas las edades trabajando junto con la gente en los cerros para apagar brotes de fuego, limpiar, llevar comida, agua y café, buscar mascotas…se vió a Iván Fuentes, el diputado por Aysén , cerro arriba, en mangas de camisa y en forma totalmente anónima ayudando a combatir el fuego.Hasta han llegado músicos a los cerros a entregar ánimo a la gente trabajando:

160413cer1 Músicos

160413cer4 - trabajo en cerros

 

También se ha juntado ayuda – frazadas, ropa, comida, pañales para adultos y niños, juguetes, alimento para mascotas – a lo largo de todo Chile; ayer fuimos con José Tomás al Gimnasio Municipal de San Pedro a dejar unos pares de zapatos de seguridad. Como país, como ciudadanos, es una ayuda mucho mas masiva que para los afectados del terremoto en el norte, porque sabemos por experiencia que el terremoto al menos deja algo.

Otro aspecto valiosísimo es el darse cuenta de la cantidad de gente valiosa que tenemos en Chile; así como el terremoto nos mostró al geólogo Marcelo Lagos, ahora el incendio nos ha mostrado a personas inteligentes y claras como el subdirector de la Cruz Roja o al arquitecto Iván Poduje. Es de esperar que estas personas sean escuchadas esta vez por la clase política, y es también responsabilidad nuestra el presionarlos.

Y cómo no mencionar a todos los que trabajaron duramente esos días: los brigadistas forestales, los Carabineros y soldados de la Armada y en especial, nuestros valientes Bomberos voluntarios, institución que nació también aquí en Valparaíso, en 1851. El primer cuerpo de Bomberos de Chile y de Sudamérica.

images bombero

Y por último, un gran abrazo a los porteños. Puta que será duro, pero van a salir adelante.

A_UNO_3910741-640x250

Créditos de las fotos: la gran Radio Bió Bío; la del bombero no lo sé.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s