The Sandman. Estación de Nieblas.

 “Érase una vez un lugar que no era un lugar. Tenía muchos nombres: Averno, Gehenna, Tártaro, Hades, Abaddon, Sheol…llamémoslo Infierno. Era un infierno de dolor, llamas y hielo, donde hace tiempo que toda pesadilla es real…”

Así comienza Estación de Nieblas, el cuarto arco argumental en la serie The Sandman, escrita por Neil Gaiman entre 1988 y 1991. En mi opinión, siendo toda la serie excelente, Estación de Nieblas destaca en particular por dos factores: el primero, la originalidad con que su autor plantea la pregunta fundamental: ¿qué hacer con algo que te han regalado y que todos desean, pero tú no lo quieres? ¿hay espacio para algo llamado libre albedrío?

Un regalo no deseado es la venganza de Lucifer, Señor del Infierno, sobre Sueño, Lord Morpheus de los Eternos. En el relato, Gaiman da un verdadero paseo sobre un libro de mitología, desde la tradición judeocristiana hasta la germánica, pasando por Egipto y Japón y remata contraponiendo la visión judaica del Sheol, como lugar al que las almas creen que deben ir como purga por sus pecados y la visión cristiano – romana del Infierno, como lugar de redención obligatoria a través del castigo.

Segundo factor, para hacer la historia inolvidable: Lucifer, el Dador de Luz, la Estrella Matutina. Genial. Se roba la película. Nada más que decir.

Comencé a leer The Sandman más o menos el año 1994, cuando en Concepción se instaló la ya desaparecida Crazy all Comics y fui comprando los distintos capítulos y arcos argumentales de la serie…Debe haber sido aproximadamente en 1998 que presté mis ejemplares de Estación de Nieblas…y nunca más los volví a ver. Hasta que, hace un par de semanas, los compré a través de Mercado Libre….han pasado casi quince años y encuentro que la historia sigue tan fresca y sorprendente como entonces.

En fin, aparte de recomendar leerla (en realidad, recomendar leer la serie completa), los dejo con el brindis que hace Robert Gadling, uno de los pocos hombres a los que ha sido conferido el don de morir cuando él lo desee, allá por el siglo XVI:

“Por los amigos ausentes, los amores perdidos, los viejos dioses y la estación de las nieblas.Y que cada uno de nosotros dé al Diablo su merecido”

Salud.

__________________________

p.d….al menos hasta 1998, al final de El Velatorio,  Robert Gadling disfrutaba aún de buena salud y buena compañía. Lo más probable es que siga así.

Créditos y bibiliografía: en Wikipedia,  The Sandman, Neil Gaiman y los grabados de Gustave Doré. Completo análisis del desarrollo de Lucifer como personaje en este artículo de La Zona Negativa.

Anuncios

2 comentarios on “The Sandman. Estación de Nieblas.”

  1. christian dice:

    empece a leer sandman por alla en el año 92, cuando vi varios ejemplares de zinco en un quisco camino a mi casa desde el colegio… ese dia compre 3 comic books: Hellblazer, Sandman y la Cosa del Pantano; desde entonces sigo leyendo Vertigo cómics. Atesoro cada momento la lectura de esas revistas. Me han a compañado desde siempre, y creo que ya le di su merecido al diablo… Salud

    • wichiluca dice:
        Bien hecho Christian….pero no hay que descuidar la guardia, ya que el “cola de flecha” es testarudo y tiene mucha paciencia…afortunadamente, gracias a Constantine lo conocemos un poco mejor

        Salud.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s