Roxanne. Nancy. Charlotte. Historias de tres prostitutas

UNO. Roxanne.

Aunque indudablemente es la más famosa de las tres, no sabemos mucho de ella. Según Wikipedia, Sting relata en una entrevista que compone esta canción en 1978 como single para el álbum  Outlandos d’Amour y se inspiró en las prostitutas que veía cerca del hotel en París en que se alojaba la banda. También dice que se inspiró en un viejo poster en el hotel que presentaba la obra Cyrano de Bergerac. Entonces, como buen profesor de literatura, pensó en Roxanne.

Sabemos entonces que Roxanne es francesa y que recorre las calles. Por el tono de súplica de la canción, debe ser aun joven y tal vez no es tarde para cambiar el rumbo y hacer otra cosa con su vida. No puedo distinguir en la letra si Sting habla por sí mismo y se involucra en la historia o bien la narra desde fuera: dice que la amó desde la primera vez, no se la puede sacar de la cabeza y le pide que enmiende el rumbo. Como buen encaprichado, no quiere compartirla con nadie. Sin embargo, aparte de parecer buen amigo dando consejos, me da la impresión que no se involucra mucho más.

Especulando un poco, si Roxanne tenía en esa época unos 17 – 18 años, hoy debe andar bordeando los cincuenta. Es posible que siguiera los consejos de un joven profesor inglés que tocaba el bajo y cantaba en un desconocido trío llamado The Police y que tocaba en los bares de la zona durante la gira por Francia. Hoy es madre soltera y vive en un barrio de inmigrantes africanos. Para salir a la calle usa velo. En cuaquier caso, parece que a Sting le gusta dar consejos. Sobre lo que deben hacer las prostitutas, cómo salvar el Amazonas, slvar el mundo, etc,etc…

DOS. Nancy

La historia de la inglesa Nancy es distinta. Es 1971; aun es joven, le gusta su oficio, lo disfruta y cobra caro. Los Deep Purple nos cuentan sobre un hombre encaprichado con una prostituta con oficio, de esas mujeres “que a su paso dejan un reguero de felicidad y de miseria”.

En “Strange kind of woman” hay un narrador mucho más involucrado en la relación: sabe que está relacionado con una prostituta cuando nos dice que  “gasté mi dinero cuando llegó mi turno”. También sabe que cambiar la forma de pensar o de vivir de una de ellas es difícil. Sin embargo, es un hombre perseverante. Aunque ella se resiste al asedio – “yo no soy para tenerme, ¿es que nunca lo aprenderás” – , con trabajo y esfuerzo logra convencer a Nancy que tiene un mejor futuro con él. Y va logrando resultados: la mujer le da la exclusividad los sábados por la noche. Y la felicidad llega después: la convence y se casan en una rápida ceremonia. No más hombres llamando por teléfono. Sin embargo, la fatalidad llama a la puerta y Nancy muere a los pocos días de haberse casado.

Aunque es una historia triste, al oir a Gillan en vivo lo escuchamos muerto de la risa: según la Wikipedia, los Deep Purple compusieron la canción basados en la historia real de un amigo que se enamoró de una prostituta, logró casarse con ella y unos días después su mujer murió. Bueno, para eso son los amigos: para reirse de uno.

Realmente, pobre el amigo de estos muchachos. Y pobre Nancy. Era tan buena. Dicen.

TRES. Charlotte (The Harlot)

Aquí la historia se ensucia. Es 1980, y Iron Maiden, con la voz de Paul Di’Anno nos presentan a Charlotte. Charlotte, La Prostituta, para que no queden dudas. Vive y practica su oficio en un pequeño departamento en un barrio obrero de Londres. Ya es mayor, tiene cerca de treinta y cinco años. Parece que tiene muchos clientes, pero, como buena prosituta, no se involucra afectivamente con ninguno. Eso sí, parece que le gustan los hombres más jóvenes; esto lo  sabemos ya que son explícitas sus tarifas: “cinco libras, sólo a los principiantes; diez a los de más recorrido”. Posiblemente, esta diferencia también tenga mucho que ver con su autoestima.

La voz que narra es también un hombre encaprichado: es un tipo violento que le echa en cara lo que hace y los hombres que se han acostado con ella. Obviamente, Di’ Anno no está para mirar de lejos como Sting, o para reírse de desgracias ajenas como Gillan. Advertencia: hay lugares donde no es recomendable perderse en la noche, sobre todo si hay neblina, uno está semi ebrio y hay un tipo celoso dando vueltas por ahí…

CUATRO. Bonus track. 22 Acacia Avenue

“If you’re feeling down, depressed and lonely

I know a place where we can go:

22 Acacia Avenue,

Meet a lady that I know.

So if you’re looking for a good time

and you’re prepared to pay the price

fifteen quids is all she asks for:

everybody’ s got their vice.”

Es 1983 y nos volvemos a encontrar con Charlotte. Esta vez es la voz de Bruce Dickinson quien nos invita a verla en su casa, Avenida de las Acacias n° 22, en el East End. Si le decimos que somos amigos de Bruce, puede que Charlotte nos haga un precio o incluso no nos cobre.

También Dickinson le recuerda que es prostituta, pero el tono es otro: le recuerda que ya está cerca de los cuarenta años y debe cuidarse, que ya no podrá llevar por mucho tiempo más ese estilo de vida.

Para eso son los amigos: para decirle a uno que va por mal camino. Y también para decirte a donde ir si te sientes deprimido, triste y solo. Y para conseguirte una rebaja.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s